viernes, 15 de mayo de 2009

CRITICA CINEMATOGRAFICA: EL PAJARO GIMENEZ CANTA HASTA MORIR



FICHA TECNICA:

DURACION: 7 hs. 15 min.
GENERO: Drama
REPARTO:
Tulio Galantini..................Filósofo demente
Guillermo Gimenez...........Rector del Colegio Don Bosco
Daniel Olivera...................Payador beodo
Ricardo Curetti.................Intendente del pueblo

Hoy vamos a comentar un nuevo film del cine Garibaldi, cuya proyección está a cargo de Don Pascuale y Don Calabró, dos personajes que deberían ser azotados públicamente en la fiesta del 7 de marzo, realmente.
La película es pésima, y la actuación del protagonista, Guillermo Gimenez es verdaderamente patética y bochornosa. Se trata en realidad de la famosa remake “El Pájaro Gimenez Canta hasta Morir”, cuyo estelar es protagonizado por el mencionado artista, Guillermo Gimenez (hijo). También cuenta con el coprotagónico de Daniel Olivera, en el papel del payador beodo y cuyo desempeño siquiera vale la pena calificar. El film cuenta la triste historia de un cura que es rector en un Instituto de enseñanza secundaria. Un día este cura decide invitar a un acto escolar que celebra una fiesta patria, al filósofo y pensador maragato Don Tulio Galantini. Lo que ignora Gimenez, es que Don Tulio, de tanto ejercer su oficio, quedó más loco que el sombrerero de Alicia en el país de las maravillas. En medio del acto escolar, luego del himno nacional, Galantini se despacha con una apología sobre el sexo libre, las drogas y la idiotez que representa el celibato, a la par que ejecuta un paso de baile cabaretero mientras se saca toda la ropa. Todo ello ocurre frente a los párvulos, padres y autoridades eclesiásticas y educativas. De más está aclarar que al pájaro Gimenez, junto con el filósofo, los hechan a patadas en el orto del colegio, además de perder el primero su trabajo como rector del instituto. En este punto me quedé dormido. La escena del streep tease había sido realmente grotesca, por lo que mientras roncaba en el cine a pata suelta, tuve encima pesadillas. Cuando me despierto, compruebo que Giménez, ante la pérdida de su trabajo y buscando nuevos horizontes, se había hecho amigo de un payador beodo (interpretado por Dany Olivera) y que juntos recorrían la Patagonia de pulpería en pulpería, dando más pena que otra cosa. Imaginensé al pájaro Gimenez cantando "Señora de las Cuatro Décadas", que ya de por sí es horrible cantada incluso por su propio autor. ¿Ya se lo imaginaron? Bueno, me ahorro entonces otro comentario. Siguen luego tres horas cuarenta minutos de canciones del mismo género, así que promediando el segundo tema, me quedo dormido de vuelta. Cuando despierto nuevamente, me entero por un diálogo en una escena, que el dúo era tan malo que en un recital en el Barrio Lavalle, de Viedma, habían recibido un ataque con tomates y todo tipo de hortalizas, y que a causa de ello el pájaro Gimenez había fallecido y que Dany Olivera se había puesto una verdulería y se había hecho millonario. Pensé entonces, con mucho alivio y esperanza, que habiéndose cumplido la sentencia que anuncia el título del film, estaríamos cerca de su finalización. Nada más lejos de la realidad. Continúa luego una escena de aproximadamente dos horas en las cuales el Dany Olivera, habiéndose hecho amigo de Edgardo Crivaro, decide dedicarle a su amigo muerto un recital con canciones de Silvio Rodriguez y Pablo Milanés, con Crivaro en la voz y Pirincho Delányelo en flauta. Acá no se bien qué pasó, ya que para divertirme un cacho, yo había iniciado la lectura, linterna mediante, de la guía telefónica checoslovaca del año 1966; pero cuando presto atención nuevamente, veo que finaliza el recital de Edgardo Crivaro y aparece repentinamente el Intendente Ricardo Curetti, tras su escritorio y con la bandera de Boca Juniors de fondo, que declara: “Menos mal que al tener mayoría parlamentaria hemos podido resucitar al pájaro Gimenez” y termina la película con la marcha peronista y sin ninguna otra explicación.
Puntaje de la película, según el Chalero Solitario:




No hay comentarios: