sábado, 29 de mayo de 2010

ACERCA DE LAS ESTATUAS Y EL HUMOR

Gioacchino Antonio Rossini tenía mucha fama pero andaba muy mal económicamente. En Milán era tal el éxito que tuvo mientras aún vivía, que se formó una comisión para erigirle un monumento. La comisión logró reunir 60 mil Francos; entonces el presidente de la comisión lo fue a visitar y le dijo: "Maestro, hemos abierto una suscripción para levantarle un monumento". Rossini le preguntó: "¿Ustedes han recogido algún dinero ya?" El presidente de la comisión le respondió: "Sí, tenemos ya sesenta mil Francos, pero esperamos llegar a los cien mil" Entonces Rossini le dijo: "Mire, cuando lleguen a los cien mil me avisan; lo más acertado será que me den a mí los cien mil Francos y yo voy todos los días y me paro sobre el pedestal y me quedo un rato”.

Debe ser muy divertido ser un personaje célebre y que te levanten una estatua en vida. A mi me encantaría hacer lo que hizo Ozzy Osbourne en el museo de cera de Madam Tussauds de New York:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

juan querido el pueblo esta contigo!

El Chalero Solitario dijo...

Gracias, gracias. Llevo en mis oídos la más maravillosa música...