martes, 4 de mayo de 2010

CHISTE CON VUELTA DE TUERCA FINAL (NUNCA MEJOR EMPLEADA UNA METÁFORA)

Hoy a la tarde estaba releyendo Alicia, de Lewis Carroll, en la edición anotada del famoso matemático Martin Gardner. Alternaba la lectura del delicioso libro con algunas maldiciones, cada tanto, a Tim Burton en particular y a Hollywood en general, por desempeñar ese papel de rey midas pero al revés: todo lo que tocan lo transforman en mierda. No hace falta aclarar que yo estaba comparando el libro con la peli que salió hace poco.
Un capítulo en particular, el quinto, Advice from a Caterpillar, en conjunción con un post que escribió una cyberamiga, me inspiró el chiste de hoy, que debo reconocer, es bastante pavo, como me gustan a mí. Los pensadores españoles Ortega y Gasset decían que uno es uno y su circunstancia. Lo decían para referirse a la forma que tiene el entorno de interactuar con el individuo. Uno nunca es uno solo, aislado del mundo. A veces, una mirada, un gesto de otro, un libro o un post, una palabra o una película, nos generan pensamientos, reflexiones u opiniones que pasan a formar parte de nosotros. A eso se referían los gallegos. El chiste jamás se me hubiera ocurrido (uy, qué terrible pérdida para la humanidad, dirá alguien en tono sarcástico) si no hubiera leído el post de Caléndula con respecto a los significados y significantes de la palabra Wow. Lo que hice es cambiar algunas frases del capítulo 5 de Carroll. La cagada es que no se puede traducir al castellano, ya que perdería el significado.

Wow: ………..(Nothing say)
Son: -You are old, Mother William, and your hair has become very white; And yet you incessantly stand on your head - Do you think, at your age, it is right?
Wow: -Ufff!
Mom: -Are you happy now? It just was my fucking yoga class.

2 comentarios:

Caléndula dijo...

A veces se dicen pelotudeces y a veces genialidades

El Chalero Solitario dijo...

A mi dame medio kilo de las primeras. Pa' las otras nunca me alcanzó la guita. Quelevachaché.