martes, 18 de noviembre de 2008

El Chalero en Châtillon en Diois


Vecinos haciendo vino en la calle. En el fondo del trapiche se observa como un galletón de mosto seco y prensado. A mi se me había ocurrido bañarlo con chocolate y venderlo como super alfajor para borrachos, pero los parroquianos me miraron raro. Díganle al Dany que le mando un beso grandeeeeee!!!!!




Detalle de la mano de Cristo rota. Se procede a documentar, fotografiar, calcar, medir, pesar, luego se desarma el plomo, se la copia exacta y se vuelve a hacer todo el armazon nuevo en plomo.


Ensamblado en plomo


Acá se aprecia bien el panel terminado; vendrían a ser las patas de jesus. Luego faltan tres paneles más, arriba de este.


Una amiga, Joel, tejiendo una canasta.


Detalle del cuarto de Malika (5). Me vino bárbaro porque le saqué una foto y la imprimí y con eso me manejo un cacho. Son las conjugaciones de los verbos haber y ser/estar.


Que detalle la chabona, los canapes hacen juego con las servilletas. La selecta concurrencia, entre los cuales se hallaban funcionarios del gobierno frances, miraba asombrada cómo yo, ese cavernicola peludo que hablaba un frances como podria hablarlo una morsa, me ponia el canape casi junto a mi cara para sacar este primer plano.


A la hora de los tés exóticos, la decoración continuaba su estilo. En este punto ya nadie me prestaba atención porque estaban todos borrachos.


Ese día me hice amigo de Monsieur Chocôlat




A Maia (3 años) le encanta jugar en las fuentes. En esta se cayo de cabeza un mediodia.



Frente a casa, una ruina del año del tereso, parece que romana. Aca comienza el camino hacia la montaña


Junto a una piedra de 2200 años.


Un puesto con las más exóticas variedades de ajos. Pal ruso.

En francia el queso se morfa de postre, a lo último. Sobremesa con amigos franceses. Chiste en francés de Santiago mientras corta y prepara algunos quesos: "¿que cosa huele a culo, pata sucia y concha al mismo tiempo?" Una chica responde: el queso camembert" Yo apoyo la moción. Santiago rebate: "No; una medibacha enrollada".

La cara de jesucristo en una restauracion que nos llevo un mes de trabajo a full. El vitral, que no se tocaba desde 1850, fue vandalizado por unos chicos que le arrojaron piedras. A los nenes los mandamos nosotros y luego les damos unos pesos para que se droguen. (No che, esto ultimo es mentira)

Una mañana en el mercado.




Una callecita con los Alpes de fondo.

Una tarde encontre a Maia (3 años) tomando agua de la fuente en un jarrito en el cual habia puesto un poquito de nesquick




Ciertas tardes, con cierto tipo de luz, las callejuelas pueden resultar mágicas.


Mirá que lindas aberturas Ibarra, jojojo!!!


Las viols, que son petit rues, es decir callejuelas. Las callecitas son laberínticas y circulares. Son como parque chas, pero peor. Muchos turistas vienen a visitar y se pierden, entonces se quedan a vivir.



Maia jugando en una de las fuentes


Vista desde una de las ventanas de casa.


En el atellier con los alumnos


Un día lluvioso




Estos son dos amigotes, de izquierda a derecha: Fabrice y Herbert. Fabrice es el Daniel Olivera frances. A Fabrice lo conoci una manana en que llego al atellier y santiago no estaba. Yo hacia dos dias que habia llegado y no hablaba ni una palabra en frances. El chabon no habla castellano ni ingles, asi que por senas y mimicas, entendi que me estaba pidiendo ayuda para algo. Me fui con el, y en el camino siguio convocando a distintos personajes, entre los cuales se hallaba Herbert. En total eramos cuatro. Llegamos a la puerta de una casa vieja, de tres pisos, en la cual habia una salamandra de hierro en la vereda, del tamano de un escritorio pequeno y que deberia pesar 300 kilos mas o menos. No hace falta ser un experto en frances para saber que estabamos en problemas. Y como era logico, el destino final era el ULTIMO piso. A duras penas llegamos arriba, herniandonos por turnos durante 20 minutos. Yo no se como se pide permiso en frances para ir a morirse tranquilo por ahi, asi que espere un cacho, tratando de recobrar el aliento y disimulando el temblor en las patas. Me estaba por despedir, cuando lo veo a Fabrice llegar con una botella de lo que para mi fue el champu mas rico que probe en mi vida. Bebimos largamente, casi sin decir palabra, mirando a traves de la ventana del ultimo piso los alpes, las murallas del castillo, las infinitas variedades del follaje otonal, el rio Bez serpenteando ruidoso alla abajo. Luego aparecieron porros por todos lados y entonces no me morí nada. Con el tiempo supe que eso que yo creia champan era en realidad una variedad de vino espumante llamado clairette de die, similar al champan, pero se fermenta no en botellas sino en toneles; el origen de este vino se remonta al siglo III antes de cristo, este último dato está documentado por Plinio el viejo.

Este es el vitral antes de la restauración. Un detalle muy tierno: allá por 1850 un vecino con toda su mejor voluntad se subió a una escalera y sin sacar el vitral, le colocó encima de la cara rota de jesus, un vidrio con la cara de un jesucristo que parece un orangután. Era común por aquella época decirle a los niños: portate bien o te llevo a la iglesia. Fijense que la boca es el cristo original. Demás está decir que luego de la restauración, guardamos esta cara fea como si fuera el original histórico; además de los pedazos rotos del vitraux original.

Oh lalá, Ninnâ



Maia tiene 3 años; le hablo en castellano, me entiende perfectamente (es hija de mi amigo argentino), pero me contesta en francés. El otro día vino a despertarme con una canastita llena de nueces para que se las abra; desayunamos nueces. A la noche cuando me fui a dormir me sentía un fakir, me pinchaba con las fucking cascaras por todos los wines.


Es una lástima que no se pueda apreciar la proporción. La llave de la puerta debe medir aprox. 25 cm y pesar cerca de 400 gramos. Ya no existen cerrajeros ni arreglos para este tipo de cerrojos, ya que datan del siglo XVI. De todas formas no son necesarios, ya que las cerraduras funcionan perfectamente y habria que ser muy pelotudo para perder una llave de deste tamaño. Las mismas se vienen pasando de generacion en generacion desde hace siglos. Ayer nosotros perdimos la nuestra.



Esta es la llave que perdimos el otro dia. Todavía no sabemos cómo carajos se puede perder una llave de este tamaño.

Descubrimiento de unos frescos del siglo XIII.



Santiago en un recital en uno de los cantones de Die.





Maia y Celinne por las calles de Châtillon


2 comentarios:

gofo dijo...

muy buena la anectota, espero que subas mas fotos de mujeres galas, y cualquier cosa nombra a obelix y su yunta, seguro encontras alguno que te de bola, o mejor aun habla mal de los yanquis.-

gofo

Anónimo dijo...

Grande Gofooooo!!!!! que haces loco tanto tiempo!!!! Sos el comentarista mas fiel que tiene el blog, por no decir el único. Te mando un abrazo enorme desde aca y siempre me acuerdo de todos ustedes, con los cuales compartimos noches inolvidables. Juan